Los implantes dentales son pequeños tornillos de titanio u otros materiales biocompatibles que cumplen con la función de las raíces naturales de los dientes que hemos perdido.