La técnica L-PRF, obtenidas a partir de las plaquetas del paciente, optimiza la cicatrización de tejidos, mejora la estética de las encías, regenera defectos óseos y consolida los implantes.